Programa de Trabajo Decente para la Ciudad de México

Mediante el diálogo social tripartito como fundamento,  con la participación de agrupaciones de trabajadores, cámaras  empresariales y gobierno, y bajo la coordinación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la Organización de las Naciones Unidas, el Gobierno de la  Ciudad de México a través de la Secretaría de Trabajo y Fomento al  Empleo construye el Programa de Trabajo Decente para la Ciudad de México.


¿Qué es el trabajo decente?

De acuerdo al concepto definido por la OIT y adoptado por la comunidad internacional, trabajo decente es el trabajo productivo de los hombres y las mujeres en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana.

El trabajo decente supone que unos y otras tengan oportunidades para realizar una  actividad productiva que aporte un ingreso justo, seguridad en el lugar  de trabajo y protección social para los y las trabajadoras y sus  familias, que ofrezca mejores perspectivas de desarrollo personal y  favorezca la integración social, que dé libertad a las personas para  manifestar sus inquietudes, organizarse y participar en las decisiones  que inciden en su vida, y que garantice la igualdad de oportunidades y  de trato para todas las personas trabajadoras.

El diseño del Programa de Trabajo Decente para la Ciudad de México se desarrolla con base en una estrategia de cuatro objetivos estratégicos:

  1. Crear trabajo para generar oportunidades de inversiones, espíritu empresarial, desarrollo de competencias, creación de empleos y medios de vida sostenibles.
  2. Garantizar los derechos de las personas trabajadoras para  obtener el reconocimiento y el respeto de sus derechos. Todas las y los  trabajadores, y en particular los más desfavorecidos, necesitan  representación, participación y leyes que funcionen en beneficio de sus  intereses.
  3. Extender la protección social para  asegurar que las mujeres y los hombres disfruten de condiciones de  trabajo seguras, que les proporcionen tiempo libre y descanso adecuado,  que tengan en cuenta los valores familiares y sociales, que contemplen  una adecuada compensación en caso de pérdida o reducción de los ingresos  y que permitan el acceso a servicios médicos adecuados.
  4. Promover el diálogo social,  la participación de organizaciones de trabajadores y de empleadores,  sólidas e independientes, es fundamental para elevar la productividad,  evitar los conflictos en el trabajo, así como para crear sociedades  cohesionadas.

El trabajo decente es  un objetivo en evolución que necesita tener en cuenta los contextos  nacionales y locales y considerar los diferentes niveles de desarrollo y  de capacidad de cada país. Así, el Programa de Trabajo Decente que el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de  Trabajo y Fomento al Empleo, junto a representantes de empleadores y  representantes de trabajadores ha firmado, refleja las prioridades y  resultados consensuados específicamente para la Ciudad de México. 

El trabajo decente requiere el compromiso y la participación proactiva de todos los  interlocutores a escalas macro, meso y micro para estimular tanto la  creación de nuevos empleos como la mejora de los existentes. La  coordinación y el diálogo social, independientemente de los intereses específicos de cada uno de los interlocutores, son, por supuesto, la  clave del éxito.

¿Cómo se identifican las condiciones de trabajo decente?

  •     Oportunidades de empleo,
  •     Trabajo remunerado no forzado,
  •     Ingresos adecuados y trabajo productivo,
  •     Trato justo y equitativo en el empleo,
  •     Horario de trabajo decente,
  •     Equilibrio justo entre el trabajo y la vida familiar,
  •     Entorno laboral seguro,
  •     Estabilidad y seguridad del trabajo,
  •     Protección social,
  •     Diálogo social y relaciones en el lugar de trabajo.

Puesto de otra manera, el trabajo decente se entiende como un trabajo productivo, en el cual se protegen los  derechos, se generan ingresos adecuados con seguridad social apropiada.  Significa también un trabajo suficiente, en el sentido en que el trabajo  se convierte en un medio de pleno acceso a las oportunidades para la  obtención de ingresos dignos (OIT, 1999).

El trabajo decente incluye el respeto pleno a la dignidad humana del trabajador; no existe  discriminación por origen étnico o nacional, género, edad,  discapacidad, condición social, condiciones de salud, religión,  condición migratoria, opiniones, preferencias sexuales o estado civil.

El trabajo decente está contenido en la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la cual  es una respuesta de la comunidad internacional para transitar hacia un  modelo de desarrollo inclusivo y sostenible a través de sus 17 objetivos  de Desarrollo Sostenible (ODS). La importancia del trabajo decente para  impulsar el desarrollo sostenible está puesta de manifiesto en el  Objetivo 8, cuya finalidad es “promover el crecimiento económico  sostenido, inclusivo y sostenible, el pleno empleo, productivo y el  trabajo decente para todos” .

Información relacionada:

La  STyFE albergó el Primer Encuentro Tripartito hacia un Programa de   Trabajo Decente para la Ciudad de México, convocado por la OIT

Diálogo abierto, vía para alcanzar el trabajo decente en la Ciudad de México

Firman Convenio de Colaboración STyFE y Coparmex CDMX para fortalecer el trabajo decente